Horóscopo semana 13ene20: Inicia la Gran Transformación

Lo que ocurre hoy domingo con los planetas no ocurre desde hace unos 36-37 años. Plutón, planeta de la transformación se une a Saturno, planeta de las estructuras y de la autoridad.

Y esto ocurre nada mas y nada menos que en Capricornio, signo cuya energía estamos trabajando sin detenernos, y que se mantendrá a lo largo del 2020. Hace semanas, tuvimos el eclipse de Sol en Capri, luego hablamos de la Masterización de esta energía, y esta semana nos enfocaremos en lo que esta gran conjunción de hoy, con: Saturno + Plutón + Sol + Mercurio, y cómo viene a transformar en nuestras vida (y que ya ha ido transformando).

Estos importantes aspectos “sacuden” a todos, y lo estamos viendo muy claramente en temas mundiales. Sin embargo aquí buscaré ayudarlos a entender lo que está trayendo a nuestras vidas de manera personal, a través de 2 puntos mas “sencillos” (porque créanme, con tanto ocurriendo no es nada fácil transmitir todos los posibles efectos de esta energía):

  1. El área de mi vida que se debe transformar: Dónde ocurre esta conjunción según mi carta, “derrumbando” una forma de ser o de hacer las cosas, para ser sustituida por una nueva manera de hacerlo, por una nueva estructura
  2. Hacia dónde debo enfocar el esfuerzo: cuál es la mejor versión de ese trabajo o el escenario ideal de la vibración de esa zona de mi vida

Veamoslo por signo:

ARIES:

El área de mi vida por transformar: tu transformación se relaciona a temas laborales, profesionales, de imagen vida pública. Relación con el padre, jefes y figuras de autoridad. Asumir responsabilidad de tu vida.

La mejor versión de esta energía: vivir bajo tus propias reglas, construir las cosas a tu manera, asumiendo la adultez y la responsabilidad de tus decisiones.

TAURO:

El área de mi vida por transformar: lo que consideras como expansión. Lo que percibes como crecer, ir más allá, y la forma en que persigues esos deseos. Ideas sobre hacia dónde quieres ir y dónde quieres estar en el futuro.

La mejor versión de esta energía: saber no sólo soñar, sino creer suficiente en esos sueños para atreverte a construirlos.

GÉMINIS:

El área de mi vida por transformar: transformación emocional profunda, relacionada a lo que doy a los demás. A cómo manejo mi poder ante el otro, a lo que entrego y a cómo me comprometo.

La mejor versión de esta energía: la comprensión y superación de los miedos de la infancia para la aceptación del poder personal, liberando obstáculos en el compromiso con otros.

CÁNCER:

El área de mi vida por transformar: relaciones, vínculos con el otro: pareja, socios. Lo que doy al otro y lo que espero o recibo. La forma en que confío, el equilibrio en mis relaciones.

La mejor versión de esta energía: construir relaciones equilibradas, armónicas, en la que ambas partes aporten de maneras equitativas para alcanzar algo superior.

LEO:

El área de mi vida por transformar: la forma en que manejo mi rutina y día a día. Cómo hago mi trabajo y me organizo, cómo cuido de mi cuerpo y de mis hábitos. Lo que doy a los demás. Cuidado de la salud y el cuerpo.

La mejor versión de esta energía: encontrar el disfrute en mi día a día, entender la importancia de cuidarme, de tener hábitos sanos. Perfeccionar mi cuidado, mi trabajo y lo que me doy a mi y a los demás.

VIRGO:

El área de mi vida por transformar: generación de ideas y creatividad. Relación con aquello que amas, eso que es tu obra, pasando desde los proyectos creativos hasta los hijos. Lo que para ti es placer y disfrute.

La mejor versión de esta energía: confiar en tu talento, en tus ideas y en tu creatividad. Atreverte a “gestar”, a crear, a dar nacimiento a algo que venga de ti y presentarlo al mundo. Dejar de lado la opinión de los demás.

LIBRA:

El área de mi vida por transformar: hogar, familia, raíces. Lo que mi familia me dió, de dóndo vengo. Mi mundo emocional y la forma de cuidar y de cuidarme.

La mejor versión de esta energía: entender las formas de nutrirme física, emocional e intelectualmente y hacerme cargo de mi mismo. Asumir la responsabilidad de mi hogar (sea hogar real u hogar interno) y aprender a habitarme en la mejor vibración.

ESCORPIO:

El área de mi vida por transformar: comunicación, relación con hermanos y compañeros de trabajo. Forma de pensar, entender los distintos puntos de vista y cambiar de opinión. Relaciones cercanas.

La mejor versión de esta energía: entender el poder de la palabra, la importancia de comunicar de la mejor forma posible. Tener relaciones fluidas con hermanos y círculo cercano. Capacidad de entender opiniones distintas a la propia.

SAGITARIO:

El área de mi vida por transformar: valor propio. Lo que me define como valioso. Independencia y formas de generarla (tanto material como emocional). Autoestima. Finanzas y manejo de los recursos.

La mejor versión de esta energía: entender y asumir mi valor propio. Trabajar según lo que merezco en todas las áreas: relaciones, trabajo, amistades. Comprender, aceptar y vibrar con lo que tengo por dar y a partir de eso atraer lo que merezco.

CAPRICORNIO:

El área de mi vida por transformar: el YO. Quién soy, cómo me defino, cómo cuido de mi no sólo a nivel físico. Mi apreciación propia, mi relación conmigo. Cómo me trato y me valoro.

La mejor versión de esta energía: tener una sana apreciación de lo que soy y lo que tengo por dar. Aceptarme, amarme y construirme. Dedicar tiempo a mi y entender de lo que soy capaz.

ACUARIO:

El área de mi vida por transformar: espiritualidad, instinto. Emocionalidad, contacto con lo que no se ve. Subconsciente. Cierres y capacidad de soltar.

La mejor versión de esta energía: aceptar y estar en contacto con lo emocional, lo que no se “entiende” con la razón. Saber dejar fluir las cosas y soltar lo que no está en mi control.

PISCIS:

El área de mi vida por transformar: amigos, entorno social y pertenencia. Personas de las que me rodeo. Redes. La importancia que doy a la opinión de los demás. Cómo me conecto a las ideas globales o sociales.

La mejor versión de esta energía: conectar con grupos que me identifiquen. Saber lo que se espera de mi pero sin que esto sea una presión sobre cómo me “debo” comportar. Entender mi aporte a los demás. Conectar con quienes me nutren.